Agronomía

Opciones de maquinaria para reducir la compactación del suelo en la producción de cultivos

Crop Insights escrito por el doctor Mark Jeschke, Director de Agronomía de Pioneer

Resumen

 

·        La maquinaria pesada agrícola moderna y la necesidad de trabajar, a veces, en condiciones de humedad han aumentado el riesgo de problemas de compactación del suelo en la producción agrícola.

·        El efecto negativo principal de la compactación del suelo en la producción de cultivos es una reducción en la capacidad del suelo para suministrar agua y nutrientes al cultivo.

·        La compactación de la capa superior del suelo viene determinada principalmente por la presión de contacto, mientras que la compactación del subsuelo viene determinada principalmente por la carga de los ejes.

·        Las investigaciones han demostrado que las cargas por eje superiores a unas 10 toneladas pueden provocar una compactación que penetre en el subsuelo.

·        Los neumáticos más grandes, los dobles, la menor presión de los neumáticos y los sistemas de orugas de goma son opciones eficaces para reducir la presión de contacto y minimizar la compactación de la capa superior del suelo; sin embargo, las cargas pesadas sobre los ejes pueden provocar la compactación del subsuelo.

·        Las investigaciones demuestran que el 80% de la compactación por tráfico de ruedas se produce en la primera pasada, por lo que los agricultores deben intentar limitar el número de viajes por el campo y utilizar el mismo patrón de tráfico siempre que sea posible.

·        Los futuros avances en maquinaria autónoma ofrecen la posibilidad de reducir la compactación del suelo con máquinas más pequeñas y patrones de tráfico controlados con precisión. 

Introducción

La compactación del suelo es un problema generalizado en la agricultura moderna.  La necesidad de mover las máquinas por el campo para realizar la siembra, la cosecha y otras tareas hace que sea casi inevitable cierto grado de compactación del suelo.  La humedad del suelo es el factor más importante que influye en el riesgo de compactación del suelo (Hamza y Anderson, 2005; Soane y Van Ouwerkerk, 1994), por lo que la mejor solución para la compactación es simplemente evitar trabajar cuando el suelo está demasiado húmedo y el riesgo de compactación es alto.  Sin embargo, la realidad de la siembra y la cosecha de los cultivos, a menudo, significa que los productores no tienen otra opción que operar a veces cuando partes de un campo están demasiado húmedas.  Ante esta situación, es importante evaluar toda la gama de opciones disponibles para minimizar la compactación, gestionar el suelo para que sea más resistente a la compactación y remediar o gestionar la compactación que ya se ha producido.  Este Crop Insights se centrará específicamente en las opciones de maquinaria para gestionar la compactación.


Las elevadas cargas por eje de las grandes máquinas agrícolas, como los tractores, las cosechadoras y los remolques, pueden crear una compactación profunda en el perfil del suelo cuando funcionan en condiciones de humedad.

Un reto cada vez mayor para la producción de cultivos

Uno de los factores más importantes que ha contribuido a aumentar los problemas de compactación del suelo ha sido el espectacular aumento del tamaño y el peso de la maquinaria agrícola en las últimas décadas (Figura 1). Incluso en los últimos 20 años, el peso de algunas de las máquinas más grandes ha aumentado drásticamente.  La cosechadora más grande de la gama Case IH en 1998 era la 2388, con un peso de 13 toneladas.  Con un cabezal de maíz de 8 hileras y un depósito de grano lleno, alcanza un peso máximo de 20 toneladas.  Compárelo con el peso máximo de 35 toneladas de la cosechadora más grande de 2018 (Tabla 1). Las máquinas más grandes han facilitado una eficiencia mucho mayor al permitir que un operario cubra más hectáreas, pero las mayores cargas que se aplican al suelo han aumentado el potencial de compactación que es más grave y se extiende más profundamente en el perfil del suelo.

Además, algunos agricultores pueden enfrentarse a una mayor presión para llevar a cabo las labores de campo cuando las condiciones en al menos una parte del campo son demasiado húmedas.  Un estudio ha demostrado los beneficios de sembrar maíz (Jeschke y Paszkiewicz, 2013) y soja (Van Roekel, 2018) tan pronto como sea posible para ampliar la temporada de crecimiento y maximizar los rendimientos, pero esto significa que las labores de labranza de primavera pueden adelantarse cuando los suelos son más propensos a estar húmedos.  La necesidad de que las máquinas cubran más hectáreas en explotaciones más grandes y dispersas geográficamente durante la primavera y durante la cosecha también puede aumentar la probabilidad de verse obligadas a funcionar en condiciones no óptimas.  Es probable que las tendencias hacia una mayor precipitación anual, sobre todo, en primavera, y los eventos de precipitación más intensos en el Cinturón del Maíz de Estados Unidos impulsados por el cambio climático se sumen al problema (U.S. EPA, 2016).

International Harvester 1086 - 1976-1981 – 5 Tn


Case IH Magnum 7130 - 1987-1993 – 8 Tn


Case IH Magnum MX285 - 2003-2006 – 10 Tn


Case IH Magnum 380 - 2014-2017 – 14.6 Tn

Figura 1. Ejemplos de tractores que se habrían utilizado habitualmente para el trabajo en el campo en sus respectivas épocas, mostrando el aumento del peso del tractor en los últimos 40 años.  (Peso de los tractores de TractorData™.)

Efectos de la compactación del suelo en el crecimiento y el rendimiento de los cultivos

 

El efecto negativo principal de la compactación del suelo en la producción de cultivos es una reducción en la capacidad del suelo para suministrar agua y nutrientes al cultivo. Los suelos compactados limitan la capacidad de las raíces de las plantas para crecer en profundidad en los suelos y extraer agua y nutrientes, reduciendo, efectivamente, la cantidad de perfil del suelo disponible para contribuir al suministro de agua y nutrientes para el crecimiento del cultivo. La reducción del espacio poroso en el suelo también reduce la capacidad general del suelo para retener el agua, lo que significa menos agua disponible para que la planta la absorba. Los suelos compactados pueden retrasar la aparición del cultivo, reducir el establecimiento de algún rodal, inhibir el crecimiento del cultivo y, en última instancia, reducir el rendimiento.

Tabla 1. Máquina, cabezal y capacidad de peso máxima de grano para una cosechadora Case IH de gama alta en 1998 y 2018.

 

1998.

Peso (Tn)

Cosechadora – Case IH 2388

12.8

Cabezal de maíz de 8 filas (modelo 1063)

1.9

Depósito de grano de 5.3 toneladas

5.3

Total

20

2018

Peso (Tn)

Cosechadora – Case IH 9240

19.1

Cabezal de maíz de 16 filas (modelo 4416)

5.4

Depósito de grano de 10.4 toneladas

10.4

Total

34.9

 

La compactación profunda causada por cargas pesadas es la forma de compactación del suelo más problemática para la producción de cultivos.  Los equipos con cargas por eje extremadamente altas, como los carros de grano totalmente cargados, pueden compactar el suelo a más de un metro de profundidad en el perfil del suelo.  Los efectos de la compactación profunda en el crecimiento y el rendimiento de los cultivos pueden persistir durante años y, a menudo, no se detectan, por lo que los problemas de crecimiento y rendimiento resultantes suelen atribuirse a otros factores.  La compactación creada por las altas cargas de los ejes puede reducir el rendimiento de los cultivos en más de un 15% en el primer año, con reducciones de rendimiento del 3-5% que persisten hasta 10 años después del evento de compactación inicial (Duiker, 2004).  Las zonas compactadas debidas al tráfico de maquinaria en un campo suelen ser paralelas a las hileras, lo que hace que los efectos del rendimiento sean difíciles de detectar y medir a partir de los datos del monitor de rendimiento, ya que todas las pasadas de la cosecha suelen verse afectadas.  Además, la compactación profunda es difícil o imposible de solucionar una vez que se produce.

Factores que influyen en la gravedad y profundidad de la compactación

Para gestionar eficazmente la compactación, es necesario comprender cómo afectan al suelo a diferentes profundidades las cargas que se le aplican.  La compactación en la capa superior del suelo viene determinada por la presión de contacto.  La compactación en la parte superior del subsuelo viene determinada tanto por la presión de contacto como por la carga del eje.  La compactación en la parte inferior del subsuelo viene determinada principalmente por la carga del eje (Figura 2) El número de pasadas y el tiempo de permanencia de la carga (es decir, la velocidad a la que se mueve la máquina) también influirán en el modo en que la carga afecta al suelo.

Carga del eje

La carga por eje es el peso total soportado por un eje, normalmente expresado en libras, kg o toneladas.  En el caso de máquinas o implementos con más de un eje, la carga media por eje puede calcularse dividiendo el peso total por el número de ejes.  La carga máxima por eje será una fracción del peso total y varía en función del equilibrio de la máquina.  Por ejemplo, las cosechadoras suelen cargar la mayor parte de su peso en el eje delantero, mientras que los tractores de doble tracción tienen una distribución de peso más uniforme (Tabla 2).  Por lo tanto, para una cosechadora y un tractor de doble tracción del mismo peso, la carga media por eje sería la misma, pero la carga máxima por eje sería mayor para la cosechadora.


Figura 2. Una mayor carga por eje producirá una compactación más profunda en el perfil del suelo.  Las cargas por eje superiores a 10 toneladas pueden crear una compactación en el subsuelo que puede persistir durante años.  (Adaptación de Duiker, 2004)

Tabla 2. Balance de peso aproximado de cosechadoras y tractores modernos (Hoeft et al., 2000).

 

Máquina

Eje delantero

Eje trasero

Tractor de tracción simple

25-30%

70-75%

Tractor de tracción delantera mecánica

35%

65%

Tractor de doble tracción

51-55%

45-49%

Cosechadora

80-85%

15-20%

 

Las investigaciones han demostrado que las cargas por eje superiores a unas 10 toneladas pueden provocar una compactación que penetre en el subsuelo (Voorhees et al., 1986). La compactación causada por cargas por eje inferiores a 5 toneladas se limita generalmente a la capa superior del suelo y no se extiende al subsuelo.  Los tractores modernos, las cosechadoras y los remolques suelen superar ampliamente el umbral de las 10 toneladas (Tabla 3) y, por lo tanto, corren el riesgo de provocar la compactación del subsuelo en suelos susceptibles.

Tabla 3. Cargas por eje aproximadas para los equipos de campo (DeJong-Hughes, 2018).

 

Equipo de campo

Carga del eje

 

(toneladas/eje)

Cisterna para estiércol, 16000 litros.

10-12

Cisterna para estiércol, 27000 litros.

17-18

Cosechadora de clase 9, 590 CV, capacidad de 9 toneladas

20

Cosechadora de 12 hileras, llena con cabezal

24

Remolque, 18 toneladas, lleno, 1 eje

22

Remolque, 30 toneladas, lleno, 1 eje

35-40

Terra-Gator(Cuba esparcidor de purín, eje trasero

12-18

Tractor de doble tracción, 200 CV, eje delantero

7,5

Tractor de doble tracción, 325 CV, eje delantero

13

Tractor de doble tracción, 530 CV, eje delantero

18

 

Presión de contacto

La presión de contacto es la carga del eje dividida por la superficie de contacto entre la carga y el suelo y se mide en libras por pulgada cuadrada (psi) o kPa y es el principal factor que determina la compactación de la capa superior del suelo.  La reducción de la presión de contacto reducirá la compactación en la capa superior del suelo. Esto puede lograrse reduciendo la presión de los neumáticos o aumentando la superficie de contacto entre la carga y el suelo, por ejemplo, utilizando neumáticos más anchos (Figura 3).


Figura 3. El aumento de la superficie de contacto mediante el uso de neumáticos más anchos, duales u orugas puede reducir la compactación en la capa superior del suelo, pero no elimina el riesgo de compactación del subsuelo con altas cargas por eje.  (Adaptación de Duiker, 2004)

La presión de contacto de los neumáticos agrícolas radiales suele ser de 1 a 2 psi por encima de la presión de inflado.  El uso de neumáticos radiales de baja presión puede ayudar a reducir la compactación de la capa superior del suelo.  Los camiones de grano y otros vehículos con altas cargas por eje y neumáticos de alta presión pueden causar una compactación mucho más grave de la capa superior del suelo.

Los neumáticos más grandes, los dobles, la menor presión de los neumáticos y los sistemas de orugas de goma son opciones eficaces para reducir la presión de contacto y minimizar la compactación de la capa superior del suelo; sin embargo, las cargas por eje superiores a 10 toneladas pueden seguir provocando la compactación del subsuelo.  La investigación ha demostrado que una menor presión de contacto puede reducir la compactación en el perfil superior del suelo (Tabla 4), pero que tiene poco o ningún efecto sobre la compactación del subsuelo, que viene determinada principalmente por la carga del eje (Tabla 5).

Tabla 4. Presión máxima en un rango de profundidades de suelo asociadas a diferentes presiones de inflado de neumáticos (Arvidsson y Keller, 2007).

Presión de inflado

Presión máxima en la profundidad del suelo

 

4 in

12 in

20 in

28 in

psi

---------------------------------psi-------------------------

22

25

16

3

3

15

20

15

4

3

10

16

15

4

3

           

 

Tabla 5. Presión máxima en un rango de profundidades de suelo asociadas a diferentes cargas de las ruedas (Arvidsson y Keller, 2007).

Carga de la rueda

Presión máxima en la profundidad del suelo

 

4 in

12 in

20 in

28 in

Toneladas

 

 

 

 

3.4

24

22

6

5

1.5

19

11

3

2

1.1

17

12

3

2

           

 

Número de pasadas

La sabiduría convencional para la gestión de la compactación del suelo sostiene que la mayor parte de la compactación se produce en la primera pasada por el suelo, por lo que es mejor que los agricultores concentren el tráfico repetido en el mismo carril de circulación en lugar de repartir el tráfico por una parte del campo más amplia.  Esto es cierto; varios estudios muestran que entre el 70% y el 80% de los efectos de la compactación se producen en la primera pasada (Wolkowski y Lowery, 2008).  Sin embargo, esto no significa que los efectos de las pasadas repetidas sean intrascendentes.  La compactación causada por las pasadas repetidas puede causar también un gran daño al crecimiento de los cultivos porque los incrementos de la densidad del suelo se están aplicando a un suelo que ya está por encima de la densidad aparente óptima (Duiker, 2004).  Los efectos de compactación de las cargas por eje más bajas aplicadas repetidamente pueden llegar a superar los efectos de un menor número de pasadas con una carga por eje pesada, así como extenderse al subsuelo Balbuena et al., 2000).

Esto puede ser importante a la hora de considerar el valor de los ejes tándem o triples frente a los ejes simples en equipos pesados como los camiones cisterna y los remolques de grano.  Añadir un eje adicional reduce la carga del eje a la mitad y duplica la superficie de contacto, lo que puede ayudar a reducir la compactación.  Sin embargo, también añade efectivamente una pasada, ya que la misma vía se transita dos veces en lugar de una, lo que probablemente contrarreste algunos de los beneficios mencionados (Raper y Kirby, 2006) (Figura 4).


Figura 4. Al aumentar el número de ejes que transporta una carga pesada, se incrementa la superficie de contacto y se reduce la carga máxima por eje, pero también aumenta el número de veces que se ejerce presión sobre el suelo en la vía de la rueda.

Tiempo de permanencia de la carga

La velocidad de desplazamiento de las máquinas que funcionan en un campo puede influir en la cantidad de compactación que provocan.  Los tiempos de permanencia más largos de las cargas aplicadas al suelo aumentan la cantidad de compactación que provocan.  El aumento de la velocidad de desplazamiento disminuirá el tiempo de permanencia de la carga y, en consecuencia, la gravedad de la compactación.

Opciones de maquinaria para reducir la compactación

Presión y configuración de los neumáticos

La compactación del suelo en la parte superior del perfil del suelo está muy influenciada por la presión de contacto, por lo que una menor presión de inflado de los neumáticos puede ayudar a reducir la compactación.  Desde un punto de vista práctico, llevar a cabo operaciones de campo con la presión de neumáticos más baja recomendada puede ser un reto, ya que la presión adecuada de los neumáticos para las velocidades de la carretera puede ser 2-3 veces mayor que la presión óptima para las condiciones del campo.  En los últimos años, varios fabricantes de neumáticos han introducido nuevos neumáticos agrícolas de baja presión, lo que ha ampliado las opciones disponibles para que los agricultores reduzcan la compactación.  También se han desarrollado sistemas de compresores a bordo que permiten a los agricultores reducir la presión de los neumáticos al entrar en los campos y volver a inflarlos antes de viajar por las carreteras.

Los dobles y triples también pueden ayudar a reducir la compactación.  Los neumáticos adicionales en una máquina aumentan la superficie total de contacto y también reducen la presión de inflado necesaria para soportar la carga del eje.  En un estudio en el que se compararon los efectos de compactación de las ruedas simples y dobles, se observó que las dobles reducían la compactación en la parte superior del perfil del suelo, pero que la ventaja de las dobles sobre las simples se reducía a mayores profundidades (Figura 5).  Las dobles y triples tienen el inconveniente de aumentar la anchura de la zona transitada.


Figura 5. Presiones del suelo medidas bajo neumáticos simples y dobles (Taylor et al., 1986).

Orugas

La disponibilidad de los sistemas de orugas de goma de fábrica y del mercado de accesorios para las máquinas agrícolas se ha ampliado enormemente en los últimos años, convirtiéndolos en una de las opciones de equipamiento más fácilmente disponibles para gestionar la compactación del suelo.  En la actualidad existen diversas opciones de orugas para tractores, cosechadoras, carros de grano, pulverizadores y sembradoras (Figura 6).  Hay una serie de factores que hay que tener en cuenta a la hora de evaluar el valor de las orugas frente a los neumáticos, y la investigación no ha mostrado necesariamente una clara ventaja general de las orugas para mitigar la compactación del suelo en condiciones de humedad.


Figura 6. Ejemplos de algunas de las numerosas opciones de oruga de fábrica y del mercado de accesorios que se exhiben en el Farm Progress Show 2018.

Las orugas suelen aumentar la superficie de contacto de una carga en relación con una configuración de ruedas comparable, lo que puede ayudar a reducir la compactación de la capa superior del suelo y la formación de surcos.  Además, dado que las orugas amplían la superficie de contacto longitudinalmente dentro de la trayectoria de desplazamiento, lo hacen sin aumentar la superficie del campo que se transita, a diferencia de otras opciones como los neumáticos dobles, que aumentan el ancho de la trayectoria compactada.  Sin embargo, es importante tener en cuenta que la presión de contacto de la superficie no es uniforme en toda el área de la pista.  Más bien, se crea una zona de mayor presión bajo cada rueda.  A medida que una oruga se desplaza, creará múltiples picos de presión correspondientes a cada rueda que pase por el suelo.  En ese sentido, las orugas pueden considerarse una forma de configuración multieje: hay más ejes que soportan la carga y la presión de contacto con la superficie se reduce, pero el suelo en la trayectoria de la máquina está sometido a repetidas aplicaciones de presión y a un mayor tiempo total de permanencia de la carga (Duiker, 2004).

Tabla 6. Compactación del suelo de un tractor de cuatro ruedas y de un tractor de oruga a diferentes profundidades del suelo (Abu-Hamdeh et al., 1995a).

Profundidad del suelo

Indice de cono

 

Neumáticos dobles1

(24 psi)

Orugas2 (24-pulgadas)

Orugas3

(36-pulgadas)

Dobles4

(7 psi)

Pulgadas

-----------------------------------psi---------------------------------------

4-8

87.7

78.2

62.3

51.9

8-12

73.9

65.4

46.8

42.2

12-16

72.9

49.5

38.4

32.4

16-20

35.3

26.2

20.7

10.9

           

 

1 John Deere 8870 con neumáticos dobles 710/70R38 sobreinflados a 24 psi
2 Cat Challenger 65 con oruga de goma de 24 pulgadas.
3 Cat Challenger 75 con oruga de goma de 36 pulgadas
4 John Deere 8870 con neumáticos dobles 710/70R38 inflados a 6 y 7 psi (detrás y delante)

Tabla 7. Compactación del suelo (reducción de la porosidad del suelo) de una cosechadora John Deere 9600 con varias configuraciones de neumáticos y orugas (Abu-Hamdeh et al., 1995b).

Profundidad del suelo

Disminución de la porosidad del suelo

Simple 34 psi1

Oruga2

Doble 26 psi3

Ancha 24 psi4

Ancha 15 psi5

pulgadas

----------------------------------------%-------------------------------------------------

4-8

16.3

13.9

10.5

8.1

6.1

8-12

14.1

12.0

9.8

7.2

5.6

12-16

13.2

9.8

7.3

5.1

2.9

16-20

8.1

5.9

4.1

1.8

1.3

1 Ruedas simples 30.5L32 a 34 psi
2 Sistema de media oruga con una psi media de 10
3 Ruedas dobles 18.4R38 a 26 psi
4 Ruedas anchas 68x50.0-32 sobreinfladas a 24 psi
5 Ruedas anchas 68x50.0-32 con una presión correcta de 15 psi

La cuestión de si las orugas ofrecen una ventaja sobre los neumáticos a la hora de reducir la compactación del suelo no tiene necesariamente una respuesta directa.  En general, la investigación ha indicado que depende de las configuraciones específicas de neumáticos y vías que se comparen.  Un estudio del Estado de Ohio en el que se comparaba la compactación hasta una profundidad de 50 cm causada por tractores de orugas y de ruedas descubrió que el mejor resultado para minimizar la compactación del suelo se conseguía con las ruedas dobles con baja presión de inflado (Tabla 6).  Otro estudio del Estado de Ohio comparó las medias orugas y cuatro configuraciones diferentes de neumáticos en una cosechadora. Este estudio también mostró que los neumáticos con una baja presión de inflado proporcionaron los mejores resultados (Tabla 7).  En el caso de máquinas como pulverizadoras o sembradoras, en las que los neumáticos suelen tener una mayor presión de inflado, es probable que las orugas ofrezcan una mayor ventaja en relación con los neumáticos.  En el caso de las máquinas más pesadas, como las cosechadoras y los carros de grano, las orugas pueden suponer una ventaja para reducir la compactación de la superficie y la formación de surcos, pero no eliminarán el riesgo de compactación del subsuelo asociado a las cargas pesadas por eje.

Tráfico controlado

Controlar el tráfico de ruedas en un campo es una táctica disponible para todos los agricultores para ayudar a reducir la compactación del suelo.  Varios estudios muestran que el 80% de la compactación por tráfico de ruedas se produce en la primera pasada, por lo que los agricultores deben intentar limitar el número de viajes por el campo y utilizar el mismo patrón de tráfico siempre que sea posible. Durante la cosecha, intente seguir las trayectorias de las ruedas de la cosechadora en la medida de lo posible cuando lleve el remolque en lugar de cortar en diagonal a través del campo entre la cosechadora y los remolques.  Intente mantener los remolques de grano apartados en los bordes de los campos o fuera de ellos si es posible, ya que las cargas por eje pesadas combinadas con los neumáticos de carretera de alta presión de inflado pueden causar una compactación significativa.


Figura 7. Vehículo conceptual autónomo de Case IH presentado en el Farm Progress Show 2016.

Máquinas autónomas

Varios fabricantes de maquinaria agrícola están desarrollando actualmente tecnología de maquinaria agrícola autónoma, y es probable que las primeras máquinas agrícolas autónomas estén disponibles comercialmente en un futuro próximo.  Los primeros prototipos experimentales y los vehículos conceptuales, a menudo, se asemejan a los tractores actuales sin necesidad de un operario y, en algunos casos, sin cabina ni controles para el operario en la máquina (Figura 7).

Sin embargo, a medida que la tecnología autónoma avanza, puede dejar de parecerse a los vehículos actuales basados en operarios para aprovechar las ventajas inherentes a la tecnología, concretamente la capacidad de hacer funcionar más máquinas simultáneamente sin operarios adicionales y la posibilidad de que una máquina funcione las 24 horas del día.  La sustitución de una sola máquina grande controlada por el operario por múltiples máquinas autónomas más pequeñas podría proporcionar ventajas significativas en la reducción de la compactación del suelo.  Además, la capacidad de gestionar con precisión los patrones de tráfico en un campo a lo largo de la temporada podría reducir la proporción del campo sujeta a compactación al concentrar el tráfico en caminos regulares.

Referencias

·        Abu-Hamdeh, N.H., T.G. Carpenter, R.K. Wood, R.G. Holmes. 1995a. Soil Compaction of 4 Wheel Drive and Tracked Tractors Under Various Draft Loads. Documento técnico de la SAE #952098.

·        Abu-Hamdeh, N.H., T.G. Carpenter, R.K. Wood, R.G. Holmes. 1995b. Combine Tractive Devices: Effects on soil Compaction. Documento técnico de la SAE #952159.

·        Arvidsson, J., y T. Keller. 2007. Soil stress as affected by wheel load and tyre inflation pressure. Soil Till. Res. 96:284-291.

·        Balbuena, R.H., Terminiello, A.M., Claverie, J.A., Casado, J.P., Marlats, R., 2000. Soil compaction by forestry harvester operation. Evolution of physical properties. Revista Brasileira de Engenharia Agricola e Ambiental 4, 453–459.

·        DeJong-Hughes, J.M., 2018. Soil Compaction. Extensión de la Universidad de Minnesota.

·        Duiker, S. 2004. Avoiding Soil Compaction. Penn State University Extension.

·        Hamza, M. A., y W. K. Anderson. 2005. Soil compaction in cropping systems, a review of the nature, causes and possible solutions. Soil Till. Res. 82:121-145.

·        Hoeft, R.G., E.D. Nafziger, R.R. Johnson, y S.R. Aldrich. 2000. Modern Corn and Soybean Production. Champaign, Illinois: MCSP Publications.

·        Jeschke, M. y S. Paszkiewicz. 2013. Hybrid maturity switches based on long-term research. Pioneer Crop Insights, Vol. 23, Nº. 5.

·        Raper, R.L., and J.M. Kirby. 2006. Soil Compaction: How to Do It, Undo It, or Avoid Doing It. ASAE Distinguished Lecture #30, págs. 1-14. Agricultural Equipment Technology Conference. Número de la publicación de la ASABE 913C0106.

·        Soane, B.D., y C. van Ouwerkerk. 1994. Soil compaction in crop production. ISBN 0-444-88286-3. Chap. 12, págs. 265-286.

·        Taylor, J. H., E. C. Burt, y R. K. Wood. 1986. Subsurface soil compaction beneath dual and single tires. Documento de la ASAE Nº 861046. St. Joseph, Mich.: ASAE.

·        Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos  2016. What Climate Change Means for Iowa. EPA 430-F-16-017.

·        Van Roekel, R. 2018. The importance of early planting for soybeans in the Midwest. Pioneer Crop Focus Vol. 10, Nº. 8.

·        Voorhees, W.B., W.W. Nelson, and G.W. Randall. 1986. Extent and persistence of subsoil compaction caused by heavy axle loads. Soil Sci. Soc. 50:428-433.

·        Wolkowski, R., y B. Lowery. 2008. Soil Compaction: Causes, concerns, and cures. Publicación de la extensión de la Universidad de Wisconsin A3367.

Harvest photo and CaseIH MX 285 and Magnum 380 photos in Figure 1 are all courtesy of CNH.

Octubre de 2018

Los productos que suministra la marca PIONEER ® están sujetos a los términos y condiciones de compra, que forman parte de los documentos de etiquetado y compra.

La información anterior se proporciona únicamente con fines informativos. Póngase en contacto con su profesional de ventas de Pioneer para obtener información y sugerencias específicas para su operación. El rendimiento de los productos varía y depende de varios factores como la humedad y el estrés por calor, el tipo de suelo, las prácticas de tratamiento y el estrés medioambiental, así como las enfermedades y las presiones por plagas. Los resultados individuales pueden variar.