Agronomía

Daño por congelación en preemergencia en maíz (Datos de campo)

Mientras que las lesiones por heladas al principio de la temporada son un hecho bastante común para las plantulas en las zonas de cultivo del norte del cinturón del maíz en EEUU, la muerte de las plántulas de maíz antes de la emergencia es relativamente rara.  Cuando las condiciones de congelación penetran en el suelo lo suficiente como para dañar el coleóptilo, el mesocótilo o el punto vegetativo, se puede producir la muerte en plántulas que aún no han emergido. Se requieren temperaturas continuas entre -7 ºC y -4 ºC o menos para que se dé este tipo de penetración. Esta Información de Campo analiza lo que hay que tener en cuenta cuando las temperaturas de congelación dañan a las plántulas de maíz antes de la emergencia. 


Daños en el coleóptilo por temperaturas de congelación.

Síntomas de daños en la plántula

Durante las primeras 24 a 48 horas después de la helada, el tejido de la planta de maíz adquiere un tono oscuro debido a la destrucción de las membranas celulares y la liberación del contenido celular. La región del mesocótilo, justo debajo del coleóptilo, también aparece llena de líquido (foto inferior ). El color normal del tejido se mantiene inicialmente en las partes de la planta que no están dañadas.


Daños en el coleóptilo por temperaturas de congelación.

Diagnóstico de los daños

Las plántulas de maíz son muy sensibles a los daños causados por las heladas antes de la emergencia.  La supervivencia de las plántulas depende de la fase de desarrollo, la gravedad del daño del coleóptilo y de si hay afección en el punto vegetativo. El ablandamiento y oscurecimiento del coleóptilo y el mesocótilo indican que el tejido se está muriendo. Aunque las hojas de dentro del coleóptilo hayan sobrevivido, la probabilidad de que emerjan es baja, puesto que el coleóptilo ya no es capaz de protegerlas a medida que se abren paso hacia la superficie del suelo.

En la mayoría de los casos, cuando las puntas de los coleóptilos adquieren tonos marrones, se rompen antes de tiempo. La reacción de la planta a esto es, a menudo, dejar que las hojas salgan bajo tierra. En otros casos, las hojas se quedan atascadas en la punta del coleóptilo. Si el tejido del punto vegetativo está muy dañado, las plantas no se recuperarán. Las plantas de maíz mueren inmediatamente cuando se congela el tejido del punto vegetativo.


Hojas debajo de la tierra.

(Fotografía por cortesía de RL Nielsen, Univ. Purdue)

Las plantas de maíz que no mueren inmediatamente pueden sucumbir a diversos factores físicos o biológicos que impiden su recuperación.  Las plantas dañadas tienen menor resistencia a los patógenos secundarios que invaden los tejidos dañados y, por tanto, es más probable que sufran daños por herbicidas. Las infecciones bacterianas pueden contribuir adicionalmente a la muerte de las plantas.


(Fotografía por cortesía de RL Nielsen, Univ. Purdue)

En el caso de las plántulas que ya han emergido, o que acaban de emerger por encima de la superficie del suelo, las posibilidades de supervivencia son algo mayores, ya que el punto vegetativo por debajo de la superficie está protegido por el verticilo (suponiendo que el punto vegetativo no se haya congelado).  Las hojas emergidas pueden morir por las temperaturas de congelación, pero pueden crecer otras en su lugar.  Sin embargo, aunque el punto vegetativo parezca sano justo después de las heladas, las plantas pueden morir.  El clima frío después de las heladas puede retrasar el deterioro visible de los tejidos dañados en las plantas.  Las plantas que no mueren directamente por las heladas pueden sucumbir a los otros factores descritos anteriormente.

Tratamiento de cultivos tras la congelación

·       Espere de 3 a 5 días con temperaturas máximas diarias de más de 21 °C y, a continuación, evalúe el número de plantas por hectárea que es probable que emerjan y produzcan plantas de maíz sanas.

·        Si los daños en el rodal son significativos, evalúe los costes y beneficios de abandonar el rodal frente a volver a sembrar.