Agronomía

Ensilado de maíz: ¿Corte alto o tradicional?

Por Bill Mahanna y Ev Thomas
Agosto de 2011

Desde hace unos 10 años, en el campo ha aumentado de forma significativa el interés por la cosecha de ensilado de maíz a mayores alturas de corte, principalmente con el fin de mejorar la digestibilidad de la fibra de detergente neutro (NDFD). En un principio, muchos, incluidos algunos investigadores universitarios, asumieron que si se cortaba el maíz entre 12 y 30 centímetros más alto de lo normal, se obtendría un mayor valor energético y una mayor NDFD. El alto valor energético se debe a que la cantidad fija de grano se concentra en un volumen más pequeño de rastrojos (hojas, tallos, vainas y espiguillas).

Lo que averiguamos fue que a mayores alturas de corte, los niveles de almidón aumentaban hasta 2 o 3 puntos porcentuales. Al elevar la altura de corte 30 centímetros (de 15 a 45 centímetros, por ejemplo), el NDFD también aumentó en 2 o 4 puntos porcentuales, en función del híbrido específico y la temporada de crecimiento.

Hay quien afirma que es de 15 a 20 centímetros, pero esto puede variar de forma significativa en todo el país. En algunas zonas de EE.UU., como California, lo común es cortar a una altura de tan solo 5 a 8 centímetros; mientras que en otras regiones, como el noreste, las picadoras cosechan más alto para no correr el riesgo de dañar el equipo al golpear con las piedras. Desde luego, hay menos posibilidades de ganar en calidad al aumentar la altura de corte si esta ya es alta de por sí (más de 20 a 25 centímetros). Tampoco parece lógico reducir el rendimiento del ensilado con híbridos de altura de corte en las plantas con coloración marrón en el nervio central (BMR) porque sus tallos ya presentan un alto grado de digestibilidad de la fibra.

El ensilado de maíz a mayores alturas no encierra ningún secreto; es una mera compensación entre rendimiento y calidad. El impacto en el rendimiento depende hasta cierto punto del rendimiento potencial del híbrido, pero, por lo general, se espera que el rendimiento (35 % de  MS) de los rastrojos disminuya unos 140 kilos por media hectárea para cada 3 centímetros de altura de corte más alta.

Un informe de la Universidad Estatal de Pensilvania basada en 11 pruebas de altura de corte determinó que el rendimiento disminuyó en un promedio del 7 por ciento cuando la altura de corte se elevó a 30 centímetros. La producción lechera prevista por tonelada de ensilado de maíz aumentó un 5 %, mientras que la producción lechera por media hectárea disminuyó solo un 2 %. El impacto en la producción lechera depende de muchos factores; en un ensayo de la Universidad Estatal de Pennsylvania con altos rendimientos de ensilado de maíz, tanto la leche prevista por tonelada como por media hectárea mejoraron gracias a una mayor altura de corte (15 frente a 46 centímetros).

No todos los híbridos se comportan de la misma manera cuando se cortan muy altos; parece existir una gran interacción entre el híbrido y el entorno, lo que significa que los híbridos reaccionarán de manera diferente al corte alto según las condiciones de cultivo. Una forma de determinar el impacto ambiental es cosechar manualmente de 5 a 10 plantas representativas a una altura de corte normal y a una altura de corte alta, aproximadamente una o dos semanas antes de la cosecha, y analizar las muestras para determinar la digestibilidad de la FDN y verificar si el corte alto compensa la pérdida de rendimiento.

El maíz que se corta alto puede resultar útil para aumentar el NDFD del ensilado de maíz, sobre todo, al saber que el heno o el heno ensilado presenta una digestibilidad de la fibra baja. También pueden utilizarlo los agricultores que disponen de más maíz del necesario para el ensilado (cortado a una altura normal), pero que no cuentan con una forma económica de cosechar el cultivo para obtener el grano.

Una ventaja de cortar a una altura más alta es que no hace falta tomar la decisión hasta que no se entre al campo para cosechar. Si ya cuenta con que tendrá más que suficiente para llenar los silos cortando a una altura normal, podría aumentar la altura de corte para que la cosecha quepa en las estructuras de almacenamiento y así brindar a su nutrólogo un ensilado de maíz de mayor calidad.

Por último, no corte a mayor altura a menos que tenga suficiente ensilado de maíz como para llenar un silo entero. Su asesor en nutrología de lácteos ya tiene suficientes problemas sin intentar tratar las diferencias de calidad entre el maíz cortado a una altura normal y alta. De hecho, podría ser buena idea comentar con su nutrólogo la decisión de cortar a una altura mayor antes de cosechar. 

 

Reimpreso con la autorización de Hoard’s Dairyman.