Agronomía

Consideraciones de la influencia de la humedad del pastone en la digestibilidad del almidón

Por el doctor y diplomado de ACAN, Bill Mahanna, Director de Ciencias Nutricionales Globales de Pioneer

La subida de los precios del maíz ha hecho que muchos bromatólogos consideren los piensos con niveles elevados de ensilado de maíz como una forma de reducir los costes de los insumos de almidón. El pastone (maíz de alta humedad, HMC) también está reapareciendo en zonas que hasta hace poco dependían de la compra de pienso a base de harina de maíz.

Combinar HMC con tasas de incorporación de ensilado de maíz que superen los 7 kg de materia seca por día ha demostrado ser la solución económica de las raciones en muchas centrales lecheras. Sin embargo, algunos productores lácteos han observado estiércol no compacto e ingestas irregulares entre las vacas en lactancia alimentadas con ensilado de maíz y HMC almacenado durante mucho tiempo, sin que se hayan detectado cambios aparentes en el contenido de nutrientes de los componentes de la ración. Los resultados del estudio arrojan ahora luz sobre el hecho de que los cambios en la digestibilidad a lo largo del tiempo de almacenamiento pueden ser una causa subyacente de estos problemas de alimentación.

El alumno graduado de la Universidad de Nebraska, J.R., aportó una primera idea sobre este fenómeno. Benton y sus compañeros de trabajo (2004), que realizaron un estudio sobre la digestibilidad de la materia seca in situ (ISDMD), en la que se comparó el maíz en seco con el mismo híbrido ensilado como HMC con niveles de humedad que oscilaban entre el 24 y el 35 %. La ISDMD se llevó a cabo mediante la recogida de muestras en intervalos de 28 días hasta 298 días de almacenamiento.

El maíz en seco y el HMC con menor humedad (24 %) no sufrieron cambios significativos a lo largo del tiempo de almacenamiento, lo que aportó un perfil de digestibilidad relativamente estable, tal como esperaban muchos bromatólogos. Sin embargo, todos los tratamientos de HMC produjeron una mayor ISDMD que el grano en seco, al parecer como resultado del proceso de fermentación. Los principales cambios en la ISDMD del HMC se produjeron durante los primeros 28 días de ensilado, con variaciones lineales a partir de este período.

Los rápidos cambios observados durante el primer mes de almacenamiento respaldan la recomendación generalmente aceptada de suministrar HMC (o ensilado de maíz) tras uno o dos meses de fermentación antes de utilizarlo en la ración. Sin embargo, lo que no se había documentado bien antes era cómo los HMC más húmedos seguían variando la ISDMD durante todo un año de almacenamiento. Los resultados indican que la ISDMD aumentó desde el día 60 al día 289 entre un 8 % y un 30 %, según la humedad del ensilado del grano (Imagen).


Los investigadores plantearon la teoría de que con humedad de en torno a un 24 % se esta próximo a la media de la materia seca in situ, adecuada para el sector cárnico, y que se podría mejorar la ISDMD al aumentar la humedad del maíz y la duración del ensilado para mejorar el valor nutritivo y el rendimiento del ganado. Señalaron que el maíz de mayor humedad requeriría probablemente de un manejo más específico.

En vista de los precios actuales del grano, el ensilado de maíz de mayor humedad también podría ser económicamente competitivo en raciones para el sector lácteo, si fuera posible controlar y adaptar las raciones a los cambios de digestibilidad durante el período de almacenamiento.

Personalmente, he visto trabajos de campo similares a los del estudio de Nebraska. Los resultados de un nuevo análisis in vitro sobre la digestibilidad ruminal del almidón, que duró 12 horas (Dairyland Labs, 2006), mostraron un aumento del 68 % al 85 % para un silo de pastone del 27 % abierto a los 60 días con respecto al que se abrió a 240 días. Un incremento en digestibilidad como este podría justificar algunas de las observaciones sobre la «acidosis primaveral», ya que la mayoría de los bromatólogos no adaptan la densidad calórica de los piensos fermentados según la duración de almacenamiento.

Newbold et al. (2007) trabajaron en la variación de la digestibilidad del almidón en los ensilados de maíz almacenados en silos en los Países Bajos. La proporción de almidón que se degradó al cabo de tres horas in situ aumentó de forma significativa (P < 0,001), al 53,2 % abriendo el silo a los dos meses y a un 69 % si se abre a los 10 meses.

Hay una clara relación entre el efecto del tiempo de almacenamiento y la materia seca durante el proceso de ensilado (P < 0,001). El aumento de la degradabilidad a las tres horas entre los dos y 10 meses de ensilado fue del 0,7 % para los ensilados de menos del 30 % de materia seca y del 25 % para los ensilados de más del 37,5 % de materia seca. Estos investigadores llegaron a la conclusión de que en la formulación de las raciones debía tenerse en cuenta el efecto del tiempo transcurrido desde el ensilado sobre la degradabilidad del almidón. Owens (2007) ha propuesto que la duración de la fermentación influye principalmente en la proteína zeína solubilizante en etanol, junto con la hidrólisis ácida de otras proteínas del grano que pueden interferir en la degradación de los granos de fécula. Cabe destacar que en la investigación sobre el HMC de Nebraska, las pendientes que representan los cambios en la absorción de proteína degradable de las muestras de ensilado posteriores a los 28 días fueron muy parecidas a las pendientes de la ISDMD. En el estudio sobre el ensilado de maíz de Newbold, la degradación de la proteína bruta también aumentó con el tiempo de ensilado, pero no estuvo muy relacionada (P > 0,1) con la digestibilidad del almidón.

Esto respalda la razón por la cual los bromatólogos de las explotaciones ganaderas de engorde analizan de forma rutinaria el nitrógeno soluble en agua para predecir el riesgo de acidosis cuando suministran como alimento HMC. Muchos consideran que los valores comprendidos entre el 50 % y el 60 % de nitrógeno soluble en agua (expresado como el porcentaje del nitrógeno total) son ideales para las raciones de las explotaciones ganaderas de engorde, mientras que los valores superiores al 60 % indican que la digestión ruminal del almidón será probablemente muy rápida. Los valores inferiores al 40 % indican que la acidosis no será motivo de gran preocupación (Soderlund, 2007).

Quizá los bromatólogos lácteos deberían empezar a hacer un seguimiento de los niveles de nitrógeno soluble en agua como sustituto de la degradabilidad del almidón en el rumen.

El resultado final

Los resultados de la investigación empiezan a dar credibilidad a las experiencias de campo que sugieren que la degradabilidad del almidón y la proteína aumentan con el tiempo tanto en el HMC como en el ensilado de maíz. Sin embargo, el efecto de la fermentación no debe considerarse una alternativa aceptable para los daños en el pericarpio causados por el correcto procesamiento del HMC o el ensilado de maíz.

El empleo de métodos de laboratorio recientes para la digestibilidad del almidón o el seguimiento de los niveles de nitrógeno soluble en agua puede servir a los bromatólogos para controlar estas variaciones. El ensilado del grano de maíz de mayor humedad puede mejorar el valor nutritivo del grano de maíz, pero se debe tratar más en profundidad, tanto desde el punto de vista del ensilado como del de la alimentación. Puede resultar útil recoger y congelar las muestras que han fermentado durante un período de 30 a 40 días para compararlas con las muestras fermentadas durante un período más largo (por ejemplo, de 200 días).

Comprender estos cambios puede ayudar a los bromatólogos a formular mejor las raciones rentables, así como a prevenir posibles problemas de acidosis causados por los alimentos fermentados durante más tiempo.

Referencias

Benton, J.R., T.J. Klopfenstein y G.E. Erickson. 2004. In situ estimation of dry matter digestibility and degradable intake protein to evaluate the effects of corn processing method and length of ensiling. J. Dairy Sci. 87 (Suppl. 1):936 (abst.).

Dairyland Labs. 2006. Cow relevant digestibility, dry matter, starch and NDF. Accessed at www.dairylandlabs.com/pages/ interpretations/cowrelevantdigest.php.

Newbold, J.R., E.A. Lewis, L. Lavrijssen, H.J. Brand, H. Vedder and J. Bakker. 2006. Effect of storage time on ruminal starch degradability in corn silage. J. Dairy Sci. 89 (Suppl. 1):T94 (abst).

Owens, F. N. 2007. Comunicación personal.

 

 

Este artículo se publicó por primera vez en el número de Feedstuffs de junio de 2007 y se reproduce con su autorización.