Blog

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia - 11 de febrero, 2020

Las mujeres y las niñas constituyen la mitad de la población mundial, y en la actualidad, menos del 30 por ciento de los investigadores en todo el mundo son mujeres, según datos de la UNESCO, y por tanto, ellas representan la mitad del potencial necesario para el progreso y el desarrollo de las sociedades.

Con el fin de impulsar la visibilidad de la mujer y las niñas, así como la igualdad en el mundo de la ciencia, Naciones Unidas decidió, celebrar cada 11 de febrero el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, para conseguir un futuro sostenible para todos.

En Corteva estamos comprometidos con la importancia del papel de la mujer ya que la ciencia es la base de nuestro trabajo, y es la rama que nos permite crecer y evolucionar a través de la investigación e innovación para así ofrecer las mejores soluciones al servicio del campo y la sociedad en general.

En este día, desde Corteva queremos sumarnos a este homenaje a todas las mujeres y compañeras investigadoras y científicas que forman parte de Corteva en Sevilla y Asturias. Para ello queremos compartir con todos vosotros sus historias inspiradoras sobre su trayectoria, su día a día en la compañía y, sobre todo, cómo ven el futuro del sector para las generaciones venideras.

En Sevilla, nuestra compañera Renata Mihaljevic nos cuenta su experiencia en la compañía:

renata_mihaljevic
renata_mihaljevic
“Animaría a las profesionales jóvenes a que sigan sus verdaderos intereses porque los momentos en que vemos el fruto de nuestro esfuerzo son extremadamente gratificantes”

 

Puesto y trayectoria/experiencia dentro de Corteva/Pioneer/DuPont/Dow.

Investigadora principal e investigadora del Centro de Tecnología, PBRD Europe Sunflower, ubicada en la sede de Pioneer Sevilla.

¿Cómo fueron tus comienzos en el campo de la Ciencia? ¿Desde pequeña tuviste claro que era el camino que querías seguir?

Supongo que yo no era una de esas niñas que sabía muy temprano en la vida qué profesión elegirían cuando crecieran. Mis intereses cuando era niña eran muy amplios, así como las habilidades que estaba desarrollando. Cuando era niña, entendí que estaba en una búsqueda de lo que acabaría capturando mi atención a largo plazo. En algún momento, mi mayor interés era aprender cómo crecen y funcionan las plantas, y me acabó llevando a una carrera en una organización de Fito mejoramiento. Al mismo tiempo, mi gran interés por las lenguas y culturas extranjeras fue una razón importante para elegir una carrera en una empresa global. Finalmente, esta elección me permitió ganar experiencia internacional que personalmente siempre fue algo muy importante.

Háblanos brevemente sobre tu trayectoria profesional.

Después de terminar mi doctorado en Fito mejoramiento, me uní a DuPont Pioneer en 2004 en el centro de investigación de maíz en Alemania. En el puesto de assistant breeder, comencé a impulsar la implementación de la predicción genómica en Europa colaborando con criadores y otros científicos. En 2011, me mudé a Des Moines, Iowa, donde trabajé en las subfunciones de investigación y desarrollo de Global Marker and Breeding Technologies. Me enfoqué en la implementación del plan científico del girasol con el objetivo de establecer el centro tecnológico de girasol en Europa. Me mudé a Sevilla en 2014, donde dirigí la creación e implementación de todas las capacidades actualmente presentes en el centro tecnológico: integración acelerada de rasgos y mejora genética, descubrimiento de rasgos nativos, conducción de cultivos de invernadero / interior durante todo el año, rescate de embriones y laboratorios de patología. reuniendo a un equipo culturalmente diverso e interdisciplinario. El centro hoy es también la sede de Corteva para Iberia y una referencia para el desarrollo tecnológico en girasol.

¿En qué consiste tu trabajo diario en la sede de Sevilla?

Como he comentado anteriormente, el centro de tecnología en Sevilla tiene una gran cantidad de operaciones de investigación diferentes para girasol y maíz. Estamos cultivando plantas en los invernaderos durante todo el año y eso a veces lo convierte en un entorno de trabajo muy intenso. Supervisar todas las operaciones, así como los proyectos individuales en profundidad, es un rol complejo que requiere fuertes habilidades gerenciales y el enfoque correcto de un científico. También requiere tiempo para la comunicación y representación del centro tecnológico ante el interés externo. Siempre tengo la intención de organizar mi día para equilibrar estos requisitos y priorizar adecuadamente. Y luego, siempre es importante dedicar suficiente tiempo a mi personal y brindar apoyo según sea necesario. Siempre he tratado de predicar con el ejemplo, así que mi día nunca es solo un día de oficina, sino que está acompañado de estar en el lugar donde están las plantas y donde trabaja el equipo: en los invernaderos, en los laboratorios y en el campo.

¿Qué consejos le darías a las nuevas generaciones que quieren optar por el mundo de la Ciencia? ¿Los animarías a ello?

En mi opinión, hay características e intereses específicos que son esenciales para progresar en un entorno científico: una fuerte voluntad y persistencia para mantener la curiosidad, así como la capacidad de tener menos miedo al fracaso y estar entusiasmada con el próximo nuevo enfoque o descubrimiento venidero. Animaría a las profesionales jóvenes a que sigan sus verdaderos intereses y estén dispuestas a aprender y comprender que vale la pena equivocarse a veces para hacerlo bien. Porque los momentos en que vemos el fruto de nuestro esfuerzo y persistencia son extremadamente gratificantes. Además, enfatizaría lo siguiente a los profesionales jóvenes, a hombres y mujeres por igual: confiar en las personas que reconocen su potencial, nunca perder el respeto por aquellos que intentan corregiros y tener la intención de rodearse de las personas que están dispuestas a aprovechar oportunidades (los que se atreven). Y a las mujeres jóvenes en particular: no renunciéis a la maternidad si queréis tener una carrera en ciencias o viceversa. Puede parecer desafiante tener ambas y ciertamente puede serlo a veces, pero con una estructura de soporte sólida, ambas son muy gratificantes y no se debería pensar que se tiene que perder uno si realmente se quieren ambas.

¿De qué es de lo que te sientes más orgullosa a nivel profesional?

Durante mis 15 años en la empresa, definitivamente puedo decir que he tenido la oportunidad de desarrollarme y crecer profesionalmente. Ciertamente, esto es una consecuencia del esfuerzo y compromiso individual, pero no menos de mi voluntad de buscar el cambio y adaptarme, asumir nuevos desafíos y, por lo tanto, crear nuevas oportunidades de crecimiento. Me enorgullece haber aprovechado mis oportunidades y haber trabajado junto a muchas personas excelentes y científicos, así como mentores excepcionales cuyo apoyo siempre he apreciado mucho. Me dieron la oportunidad de llevar a cabo el establecimiento de operaciones de investigación en Sevilla que hoy es uno de los centros de investigación más grandes de Europa. Construir una operación desde cero puede ser muy desafiante, así como crear y liderar un equipo muy diverso de profesionales jóvenes y otros con más experiencia, tanto hombres como mujeres. Me enorgullece haber podido contribuir a su desarrollo y haber ganado su confianza como líder y mentora en particular cuando las cosas se ponen difíciles.

Nuestra compañera Marina Álvarez de la sede de Asturias, también quiso compartir su trayectoria profesional en la compañía:

marina_alvarez
marina_alvarez
“Es importante tener un referente que te anime a dar siempre un paso adelante y no dejar de lado tus inquietudes ni dejar que te pongan límites”

 

Puesto y trayectoria/experiencia dentro de Corteva/Pioneer/DuPont/Dow.

Ingeniera de producción en la Planta de Protección de Cultivos en Asturias. Empecé hace casi 10 años como parte del Equipo de Tecnología, actualmente pertenezco al Equipo de Operaciones de la planta.

¿Cómo fueron tus comienzos en el campo de la Ciencia? ¿Desde pequeña tuviste claro que era el camino que querías seguir?

Siempre me ha interesado entender cómo funcionan las cosas, de pequeña quería ser inventora primero y bióloga después. Creo que mis padres fomentaron ese interés a través de juegos y lecturas, ayudándome a canalizar mis inquietudes.

Nunca me he planteado otra opción que no sea en el campo de la Ciencia. Me encantaban los números y resolver problemas, lo que me gusta hoy en día es la forma de pensar o razonar que he adquirido que me permite el uso de la lógica y de la capacidad analítica en mi vida diaria.

Háblanos brevemente sobre tu trayectoria profesional

Empecé a trabajar en la Planta de Protección de Cultivos al poco de terminar la carrera de Ingeniería Química tras hacer mi proyecto en Alemania en el Max Plank Institute for Dynamics of Complex Technical Systems. Desde entonces ha sido un proceso continuo de aprendizaje y nuevos retos.

La planta de Síntesis de Asturias ha sido y es un modelo en la síntesis de productos de Protección de Cultivos en Seguridad, Salud, medioambiente y operación, por lo que ha sido un lugar extraordinario para desarrollarme.

Comencé como becaria en el equipo de tecnología haciendo el seguimiento del proceso de producción de principios activos, para un año más tarde pasar a formar parte de este como Ingeniera de Producción para los distintos productos que fabricamos.

Más adelante amplié mis conocimientos en el campo de la depuración de aguas residuales y pasé a ser la responsable de tecnología de la planta de tratamiento de aguas del emplazamiento de Asturias.

Actualmente, además de Ingeniera de Producción, soy la Market Shaper Champion de la Planta, rol que me permite no sólo conocer, si no dar a conocer más en detalle la labor de Corteva en el mundo de la Agricultura y así como entender las estrategias de la Compañía para cumplir nuestro propósito.

¿En qué consiste tu trabajo diario en la sede de Asturias?

Mi trabajo consiste en hacer el seguimiento y optimizar el proceso de producción de ingredientes activos, solucionando los problemas de calidad o de proceso que pudieran surgir y desarrollando ideas para mejoras de rendimiento, capacidad o reducción de generación de residuos.

Es un trabajo en equipo en el que es un placer el contar con personas que dan valor a tus ideas y te ayudan a mejorar como profesional.

¿Qué consejos le darías a las nuevas generaciones que quieren optar por el mundo de la Ciencia? ¿Los animarías a ello?

Es importante tener un referente que te anime a dar siempre un paso adelante. En mi caso mi primer referente fue mi madre, que se dedicaba a entretenerme con dibujos de microorganismos y explicarme su función como un cuento, pero a lo largo de mi vida he tenido la suerte de contar con ejemplos de mujeres comprometidas con su trabajo que han ido alimentando mi interés por la rama científico-técnica; mi profesora de física del colegio nos acercaba la física al mundo real para que entendiera la utilidad de la misma, también profesoras de universidad que han llegado muy lejos en sus carreras como investigadoras, amigas, compañeras, grandes profesionales de las que aprendo y que me han permitido dejar atrás estereotipos.

Claro que animaría a las niñas a interesarse por la ciencia, a que no dejen de lado sus inquietudes y que no se pongan límites, que estudien aquello que despierte su interés y se esfuercen y persistan para poder enfrentarse a las barreras que puedan encontrar.

¿De qué es de lo que te sientes más orgullosa a nivel profesional?

Hay dos cosas de las que me siento particularmente orgullosa, la primera es de no tener miedo a enfrentarme a nuevos desafíos, y creo que eso es gracias no sólo al esfuerzo y compromiso personal sino también al apoyo que siempre he tenido por parte de la gente que me rodea, tanto en el ámbito personal como el profesional.

La segunda es poder trabajar en algo que realmente me gusta, que me permite seguir creciendo y formándome en un ambiente en el que afortunadamente no hay prejuicios.